¿Cómo elegir el motor para tu puerta de garaje?

¿Cómo elegir el motor para tu puerta de garaje?

Para escoger el motor más apropiado para una puerta de garaje es necesario tener en cuenta diferentes variables. Por un lado, el conjunto de necesidades que se desprenden del diseño de la propia puerta. Es posible acceder a una gran variedad de alternativas: Puertas seccionales, abatibles, basculantes o correderas. Cada una de ellas ejecuta los movimientos de apertura o cierre de una determinada forma y, por lo tanto, requiere de diferentes tipos de motor.

Por otro lado, es importante valorar el tipo de uso diario que se le dará. ¿Qué volumen de tráfico en promedio se produce en tu garaje o estancia? No se utilizará tanto una puerta destinada a garajes familiares que, por ejemplo, una puerta que abre paso a un parking público o a un área de trabajo expuesto a la entrada y salida de mercancía. En general, aquellas puertas que están sujetas a una mayor actividad diaria, deberán contar con motores más robustos y resistentes, capaces de asumir una mayor carga de trabajo.

¿No sabes exactamente qué motores para puertas de garaje son más recomendables? Si es así, no te preocupes. A continuación compartiremos una información que te ayudará a comprender las prestaciones y necesidades que se derivan de cada tipo de puerta. ¡Toma nota!

Tipos de motores para puertas de garaje: Presta atención al diseño de su estructura

Motor puerta garaje basculante
Optar por la automatización de una puerta de tipo basculante puede ser una opción realmente práctica, especialmente si el garaje no posee espacio suficiente para albergar una puerta corredera o abatible. Su principal ventaja es que contribuye a optimizar el espacio porque está diseñado para instalarse de forma directa sobre el basculante o bien para fijarse en las proximidades de la estructura.

Para que una puerta basculante sea eficaz y segura debe estar bien construida y su estructura debe estar bien compensada a partir de contrapesos porque su sistema de apertura es vertical. En general, los motores para puertas basculantes están desarrollados ad hoc para cada tipo de diseño y gracias a ello, reducen la sobrecarga o el sobreesfuerzo en el cuerpo de la estructura durante el cierre y la apertura. En el mercado existen motores para puertas de garaje basculantes de diferente precio atendiendo a factores como, por ejemplo, la rapidez de movimiento que proporcione.

Para seleccionar la mejor alternativa, lo más recomendable es prestar atención al número de ciclos de cierre y apertura al día. Gracias a esta variable podremos saber si está preparado para cubrir las necesidades de cada puerta. Además, el peso de la puerta de garaje también es un punto a valorar. En general, este tipo de motores están preparados para desplazar cuerpos pesados, aunque pueden existir modelos con más o menos limitaciones.

También es importante asegurar que el motor posee un sistema de desbloqueo para activar los desplazamientos manuales en caso de que se produzca algún tipo de incidente que prive de acceso a la electricidad.

Por último, también ha de prestarse atención a la presencia de un mando a distancia, así como a los sensores de movimiento.

Motor puerta garaje corredera
El formato de puerta corredera es bastante habitual en aquellos garajes que cuentan con unas dimensiones relativamente amplias y que permiten los desplazamientos laterales. En realidad, las puertas de garaje correderas no cuentan con tantos requerimientos desde el punto de vista técnico como, por ejemplo, las basculantes.

Su motor se integra en el suelo y está fijado a una cremallera horizontal relativamente larga. Este componente queda fijo en la puerta y con cada movimiento de apertura o cierre se introduce o sale del motor. Su sistema de desplazamiento basado en esta cremallera, le imprime cierta robustez y resistencia. No obstante, para garantizar el correcto funcionamiento de este tipo de puertas resultará fundamental que el suelo sobre el que se integran sea estable y esté bien nivelado. De lo contrario el motor podría acabar siendo forzado.

Los motores para puertas de garaje correderas pueden estar preparados para manipular de forma efectiva alguna que otra tonelada de peso. No obstante, su eficacia está en función de sus prestaciones y su potencia.

Para seleccionar la mejor alternativa, puede tomarse como criterio la velocidad del desplazamiento. Cada proveedor trabaja con equipos de diferentes rasgos, entre ellos la velocidad de movimiento. Por otro lado, es importante valorar su grado de exposición. ¿El motor estará expuesto a las inclemencias del tiempo o por el contrario quedará resguardado en el interior de la estancia? Dependiendo de cuál sea la respuestas requerirá de mayores necesidades en concepto de protección contra residuos como el polvo o el efecto de la humedad. Aquellos que permanecerán en el exterior, deberán contar con mayores capacidades aislantes pues de lo contrario su resistencia y su vida útil podrán verse reducidas con el paso del tiempo. Para tener una orientación a este nivel, lo más recomendable es consultar la ficha técnica y su grado de protección IP.

Por supuesto, ante cualquier tipo de incidencia o restricción eléctrica, deberá ser posible manipular la puerta de forma manual. Todas las puertas de garaje correderas integran una llave que permite accionar sus desplazamientos en estos casos. Además, los motores para puertas correderas poseen una unidad electrónica de control y potencia así como mandos de control remoto y sensores de movimiento.

Motor puerta garaje seccional
Junto con las soluciones basculantes, las puertas seccionales son especialmente interesantes para todos aquellos garajes que cuentan con un espacio muy limitado. A lo largo de sus aperturas y cierres recorren muy poco espacio y, por lo tanto, son mucho más compatibles con entornos reducidos

Una puerta seccional está compuesta por diferentes secciones que están unificadas a partir de un sistema de bisagras. A partir de él, la estructura gana flexibilidad y los movimientos se orientan por guías situadas en la zona superior.

Los motores diseñados para automatizar los movimientos de este tipo de puertas poseen una salida lineal que permite elevar la estructura o que se produzca el cierre y la apertura completos.

Al igual que ocurre con el resto de motores, también poseen una unidad electrónica de control, así como telemandos que permiten operar en remoto o sistemas de detección de obstáculos o movimiento. La mayoría de las veces los motores para puertas de garaje de tipo seccional quedan integrados en el techo.

En el mercado es posible identificar una amplia variedad de opciones. No es extraño encontrar sistemas preparados para manipular pesos de puertas que superan los 40 metros cuadrados.

Motor puerta garaje batiente o abatible
Las puertas batientes están especialmente presentes en entornos de amplias dimensiones como fincas o aparcamientos. Se mueven en sentido horizontal y pueden encontrarse modelos de estructuras a una hoja o a dos hojas.

Para automatizar los movimientos de una puerta batiente es recomendable medir la superficie del cuerpo antes de tomar una decisión. En el mercado es posible acceder a motores que cuentan con potencias variables que son capaces de trabajar con puertas de hasta siete metros.

Este tipo de motores se integran inmediatamente al lado del marco que se extiende junto a las bisagras a partir de un eje de tipo pivotante. En el caso de que hablemos de puertas compuestas por más de una hoja (estas están fijas a la estructura), puede ser necesario agregar más de un motor (uno por cada hoja).

Tal y como ocurre con el resto de soluciones automatizadas, el motor para puertas batientes, está integrado por componentes como una unidad de control, un mando para dar órdenes en remoto, o detectores de obstáculos.

 

Home

 

¡Compra y vende productos industriales on line!

© Diseño web imacreste