Luis Navarra: “Los tres retos de las empresas con planta de fabricación son aumentar la productividad, mejorar la rentabilidad y reducir los riesgos de operación”

Entrevistamos a Luis Navarra, consultor de Soluciones, Industria de Proceso, de Rockwell Automation Iberia. Cuenta con más de 20 años de experiencia en el sector de soluciones de automatización industrial. Tras su paso por diferentes industrias como ingeniero de proyectos, Luis Navarra se unió a Rockwell Automation hace 12 años como consultor de soluciones en la industria de proceso.

¿En qué consiste el sistema de control distribuido (DCS) PlantPAx® 5.0 y cómo puede ayudar a los productores industriales?

PlantPAx 5.0 es la última versión del sistema de control distribuido de Rockwell Automation, fruto de más de diez años de evolución continuada. Este sistema de control moderno ayuda a la industria de proceso a mejorar sus operaciones de la planta. Garantiza un sistema de control escalable y extensible a toda la fábrica. Esto permite impulsar la productividad, mejorar la rentabilidad, y reducir los riesgos operacionales de los procesos de fabricación.

Una de las novedades de esta versión es el lanzamiento de los nuevos controladores de proceso de la familia Logix. Estos controladores ofrecen funcionalidades de proceso de forma nativa. Se permite así dotar al sistema de nuevas capacidades para mejorar la disponibilidad de los activos del sistema, impulsar el cumplimiento de normativas en las industrias reguladas, y facilitar la adopción de analítica para todos los niveles de la empresa.

Las arquitecturas de control de PlantPAx 5.0 han sido probadas y siguen los estándares de ciberseguridad líderes en la industria, reduciendo los riesgos de operación y facilitando el diseño, implementación y mantenimiento del sistema. PlantPAx 5.0 permite asegurar las operaciones durante todo el ciclo de vida del sistema en las industrias de proceso, ya sean continuas, por lote o híbridas.

¿Cuáles son las principales ventajas competitivas del control distribuido PlantPAx® 5.0 de Rockwell Automation?

Una de las ventajas principales de PlantPAx 5.0 es que reduce la complejidad de las arquitecturas. El lanzamiento de los nuevos controladores de proceso, dentro de la familia de Logix, disponen de funciones y capacidades de proceso avanzadas, que permiten reducir el Coste Total de la Propiedad durante todo el ciclo de vida del sistema.

Además, mejora la consistencia del proyecto. Las instrucciones de proceso nativas, incluidas en el firmware del controlador, facilitan la estandarización de proyectos individuales o en múltiples plantas, y simplifican la gestión del ciclo de vida del sistema, facilitando las actualizaciones.

Por otra aparte, optimiza los flujos de trabajo. PlantPAx 5.0 proporciona mejoras en la experiencia de usuario a nivel de diseño y operación. Los equipos de desarrollo pueden reducir tiempos en la configuración de las estrategias de control, la integración de la instrumentación, definición de alarmas y los diagnósticos automáticos de los dispositivos. Los operadores disponen de un entorno de operación efectivo basado en ISA-101. Y el personal de mantenimiento de un acceso a información avanzada para la resolución de problemas.

A esto hay que añadirle la ciberseguridad. Para operar al máximo rendimiento y minimizar las amenazas de ciberseguridad, las arquitecturas del sistema PlantPAx 5.0 están certificadas por TUV según el estándar internacional ISA-99/IEC62443-3-3, que proporciona orientación sobre la implementación de un sistema protegido en materia de ciberseguridad.

Una última ventaja es la analítica. En el sector de Proceso se reconoce la analítica como una estrategia esencial para obtener beneficios. PlantPAx 5.0 tiene cuadros de mando diseñados para conectar los datos históricos y en tiempo real del DCS, con herramientas de analítica y de informes. Las estrategias de proceso se pueden extender a tecnologías como la realidad aumentada, usando plantillas alineadas con ellas, que controlan las operaciones de planta. Adicionalmente, cuenta con paquetes escalables de analítica, que aprovechan los modelos predictivos y prescriptivos, para aplicaciones de proceso como sensores inferenciales, detección de anomalías y control predictivo basado en modelos.

¿Cómo un DCS moderno puede acelerar el viaje hacia la transformación digital?

El primer paso para la transformación digital es disponer de una infraestructura de red, que facilite la conexión de dispositivos y el acceso a los datos en el origen, así como el flujo de información en los diferentes niveles de planta. PlantPAx 5.0 dispone de topologías de red convergentes que conectan IT con OT, y aseguran la conectividad y el acceso a todos los dispositivos para tareas de operación y mantenimiento de forma fiable y robusta. Arquitecturas probadas y ciberseguras con diferentes niveles de redundancia y tolerancia a fallos.

Una vez asegurado el acceso a los datos y el flujo de información a través del sistema de control, las nuevas capacidades del sistema ayudan a esta transformación digital de las operaciones, al introducir funcionalidades avanzadas de proceso, mejorar la disponibilidad de los activos del sistema, impulsar el cumplimiento en las industrias reguladas, y extender la analítica en todos los niveles de la empresa.

¿Por qué cree que hay que sustituir un DCS tradicional por uno moderno? ¿Qué aporta?

Cuando un fabricante final tiene que plantearse sustituir su Sistema de Control tiene la oportunidad de incorporar una serie de mejoras. Tanto a nivel de mantenimiento como de operación en sus procesos de fabricación. Con un DCS moderno como PlantPAx 5.0 se dispone de una tecnología abierta y moderna, más fácil de mantener durante todo su ciclo de vida. Sus capacidades son más amplias y escalables respecto a un DCS tradicional. Y facilitan el flujo de información y la conexión con el resto de los sistemas de fábrica.

PlantPAx 5.0 permite la migración de DCS tradicionales por fases, para adaptarse a las necesidades de la planta. Se facilita así la incorporación de estrategias de control más efectivas de cara a operación y mantenimiento. Otras ventajas son la optimización de procesos con opciones de control avanzado. Y facilitar el acceso a los datos y la información con funciones MES, de analítica y reporting.

¿Qué debe buscar un productor al elegir un DCS moderno? ¿Cómo pueden los productores aumentar la productividad y la rentabilidad, y reducir los riesgos, a la vez que aceleran su viaje hacia la transformación digital?

Una empresa con una planta de fabricación tiene que enfrentarse a tres retos: aumentar la productividad, mejorar la rentabilidad, y reducir los riesgos de operación.

Eligiendo la tecnología de un DCS moderno como PlantPAx 5.0 puede cubrir estos tres retos. Con una solución que está enfocada a la eficiencia de operación, que protege la inversión de los activos de planta durante todo el ciclo de vida del sistema, y que proporciona certificaciones y herramientas para reducir los riesgos operacionales.

¡Visite nuestro marketplace! ¡Compre y venda sus productos!

© Diseño web imacreste