Pilar Navarro: «La combinación entre la oferta virtual y física puede ser el futuro de nuestro sector, porque una feria sin pisar moqueta no es una feria»

Entrevistamos a Pilar Navarro, directora de la Barcelona Industry Virtual Week, el encuentro digital organizado desde Fira de Barcelona con el apoyo de la Cambra de Comerç de Barcelona, en el que, del 3 al 6 de noviembre, se darán cita expertos y proveedores tecnológicos de diferentes sectores industriales. Seminarios, conferencias, mesas redondas y encuentros one-to-one tomarán el pulso de la industria en este evento virtual, del que Navarro destaca su excelente acogida en un momento especialmente delicado por la alerta sanitaria provocada por la Covid-19.

 ¿Cuál es el objetivo de la Barcelona Industry Virtual Week?

El propósito principal de nuestro evento es poner nuestro granito de arena en dar impulso al sector industrial en un contexto tan complicado como el actual, derivado de la pandemia de la Covid-19. Se trata de un evento que organizamos desde Fira de Barcelona con el apoyo de la Cambra de Comerç de Barcelona, combinando actividades comerciales con seminarios y conferencias de expertos en industria 4.0.

 ¿Qué sectores se dan cita en el evento?

La Barcelona Industry Virtual Week contará con la participación de expertos y proveedores tecnológicos de sectores industriales como la fabricación aditiva, la máquina herramienta o la automatización y la robótica, moldes y matrices, materiales inteligentes, conectividad y datos, así como diseño y servicios. También englobará encuentros virtuales de negocio con compradores internacionales de sectores de la automoción, la industria ferroviaria, la energía o la aeronáutica.

¿Qué tipo de eventos incluye la programación Barcelona Industry Virtual Week?

Además del programa de seminarios y ponencias impartidas por expertos en industria 4.0, mesas redondas sobre las temáticas más en boga del sector, así como reuniones entre compradores internacionales, el día 6 de noviembre la Barcelona Industry Virtual Week acogerá la Conferencia de Automoción del Mediterráneo que organiza ASCAME, la Asociación de Cámaras de Comercio del Mediterráneo. Bajo el título «Una mirada hacia el futuro», las jornadas debatirán cómo la región mediterránea puede convertirse en un hub del sector de la automoción y una plataforma industrial, comercial y logística mundial.

¿Qué temas abordan los seminarios, conferencias y mesas redondas de expertos y proveedores?

Durante el primer día, las sesiones se centrarán en el estado de la industria y cómo la actual situación la está transformando a todos los niveles. Se abordarán los cambios que se están realizando en la fabricación, los nuevos modelos de negocios o en las formas de atención al cliente, entre otros. El segundo día se focalizará en la fabricación flexible, con especial atención a la máquina-herramienta y a la impresión 3D. Mientras que los últimos avances de robótica aplicada en la industria serán los protagonistas de la tercera jornada del evento.

 ¿En qué consisten los encuentros one-to-one?

Son encuentros entre compradores internacionales que quieren contribuir a fomentar el comercio entre distintas áreas geográficas, generar networking, y analizar nuevas oportunidades de negocio. También serán en formato virtual, durante las tardes de los tres primeros días del evento, y tendrán la participación de más de 20 compradores de países como España, Alemania, Italia, Marruecos, Suecia, Noruega, Dinamarca, República Checa o Bélgica.

La alerta sanitaria de la Covid-19 ha impulsado estos encuentros virtuales. ¿Cree que el futuro de los eventos pasa por un modelo online o híbrido? 

Los eventos virtuales han llegado como respuesta a una situación excepcional e imprevista como es la pandemia. Si bien el mundo digital tiene grandes posibilidades y ofrece ventajas como la posibilidad de llegar a una audiencia más grande, el poder de la presencialidad nunca se podrá sustituir por una pantalla. Hay situaciones que se tienen que afrontar cara a cara, mirando a los ojos a tu interlocutor/a, como una negociación o una visita comercial, entre otras. Aun así, la combinación entre la oferta virtual y la física puede ser el futuro de nuestro sector, porque una feria sin pisar moqueta no es una feria.

 ¿Cómo valora la acogida de la BCN Industry Virtual Week?

Estamos muy contentos con la acogida, especialmente porque hemos tenido muy poco tiempo para organizarlo pero la respuesta ha sido muy satisfactoria, lo que demuestra que el sector está con ganas de hacer cosas para revertir esta difícil situación en la que nos encontramos.

¿Qué ventajas tienen los encuentros entre especialistas de sectores industriales y los encuentros con compradores?

Los seminarios serán muy interesantes para dar a conocer soluciones innovadoras que hoy en día ya están en el mercado y que quizás no se conocían suficientemente. Como siempre, nuestro objetivo principal es dar respuesta a las necesidades que se generan dentro del sector dando cabida a algunas de las innovaciones más recientes. Por lo que se refiere a los encuentros entre compradores, las ventajas son la posibilidad de abrir nuevos mercados, puesto que participan más de 20 compradores de países europeos diferentes.

¿Qué destacaría del programa de la BCN Industry Virtual Week?

Es difícil destacar una sola cosa pero ya que me lo preguntas te diría que los encuentros entre compradores internacionales. En un momento de dificultades como el actual las empresas buscan nuevas oportunidades, nuevos mercados, y este es el principal elemento de valor de la Barcelona Industry Virtual Week y que nos diferencia del resto de eventos virtuales que se están realizando últimamente. Desde Fira de Barcelona, junto con la Cambra de Comerç de Barcelona, traemos a más de 20 compradores europeos de distintos sectores (automoción, ferrocarril, electrónica, energía, maquinaria, aeronáutica) para contribuir a la recuperación de nuestra industria.

¿En qué punto se encuentra la digitalización de la industria en estos momentos?

España tiene mucho camino por recorrer en este sentido. Según distintos estudios, actualmente el 70% de las compañías se encuentra en una fase de implementación baja o media, y apenas un 30% tiene un nivel avanzado. Aún así, el proceso de implantación de la digitalización y nuevas tecnologías avanza de forma progresiva.

¿Qué lugar ocupa España a nivel europeo y mundial en cuanto a tecnología industrial se refiere?

Según el informe sobre la Situación del Sector Tecnológico Europeo del grupo inversor británico Atomico, Europa ha tenido un crecimiento constante y sólido de su tecnología en 2019, con una cifra récord de inversión de más de 34.000 millones de dólares destinados a empresas tecnológicas europeas, lo que supuso un aumento del 39% respecto al ejercicio anterior. Por su parte en España, las startups lograron sumar 1.340 millones de dólares en 2019, situándose en el sexto lugar en la lista de los diez primeros países europeos en materia de desarrollo y negocio tecnológico, por detrás de Reino Unido, Alemania, Francia, Suecia y Suiza.

¿Cuáles son las perspectivas del sector industrial ante la Covid-19?

El FMI estima que la economía mundial se contraerá un 3% este año, aunque reconoce que sus previsiones están sujetas a un grado de incertidumbre muy superior al habitual. Estas cifras ayudan a entender por qué la rápida expansión del coronavirus ha supuesto un shock sin precedentes para la economía mundial, que ya venía de una fase de crecimiento débil. Por su parte, la OMC prevé una caída del comercio mundial de mercancías de entre el 13 % y el 32 % este año. Para Europa, un retroceso de las exportaciones del 12% y de las importaciones del 10% en el escenario optimista, y del 33% y el 30%, respectivamente, en el pesimista. Por su parte, la producción industrial venía experimentando un ligero retroceso a principios de año que se aceleró en marzo hasta llegar al 12% en términos interanuales. En abril la caída llegó al 34%.

¿Cómo se prevé la recuperación?

El sector industrial, por tanto, sufrió un duro golpe durante el momento más agudo de la pandemia y su recuperación está siendo lenta. El impacto fue especialmente acusado en la producción de bienes de consumo duraderos y de bienes de equipo. Además, la fuerte caída de los pedidos en el sector industrial de los meses de abril y mayo aún no se ha recuperado. La industria española se ha visto afectada por un triple impacto: el cierre de las fábricas, la interrupción de la cadena de suministro y el colapso de la demanda. Así pues, este final de año se mantiene con unas previsiones muy complicadas dada la evolución de la pandemia. Aun así, estamos esperanzados en que, una vez llegue la vacuna, la confianza vuelva a los mercados, y que en la segunda mitad de 2021 se inicie la recuperación de todos los sectores afectados.

Noticias relacionadas

¡Visite nuestro marketplace! ¡Compre y venda sus productos!

© Diseño web imacreste